Las tortugas marinas, grandes viajeras del tiempo

En el mundo existen ocho especies de tortugas marinas, de las cuales TODAS se encuentran en alguna categoría de protección, como en la CITES en el ámbito internacional o en la NOM-059-SEMARNAT-2010 en el caso de México. México es un país privilegiado, ya que de las ocho especies que existen, siete arriban a las costas mexicanas y tres llegan a la Península de Yucatán. Lo anterior convierte a México como el país con mayor número de especies de tortugas marinas, ya que utilizan nuestras aguas marinas para crianza, tránsito y alimentación, estos animales, además de ser carismáticos son indicadores ambientales y una pieza fundamental para los ecosistemas marinos. 

¿Cuáles son sus amenazas y riesgos?

Se ha logrado mucho para la conservación de las tortugas marinas pero las amenazas siguen representando una enorme presión, y si las autoridades, ciudadanos y organizaciones no actúan rápido, nos podríamos enfrentar a la inminente extinción de estos organismos. Entre las principales amenazas se encuentra la extracción directa para la venta de productos y subproductos como carne, huevo y caparazón en el mercado ilegal de fauna silvestre. Por otra parte, existen barreras físicas como redes o desechos, malas prácticas pesqueras, el cambio climático, la basura y contaminación en playas, la destrucción de los ecosistemas marinos, presencia de fauna feral como perros, etc. 

¿Qué podemos hacer para ayudar en su conservación?

Si visitas la playas recuerda no recoger recursos marinos como caracoles y conchas, en su lugar, puedes recoger la basura. Así mismo, evitando dejar desechos contribuimos a reducir la contaminación de nuestros ecosistemas marinos, evita ingresar a cuerpos de agua con químicos como bronceadores, haz conciencia sobre las amenazas de las tortugas marinas e informa a las personas para evitar la caza de estos animales para la obtención de carne, huevos u otros productos/subproductos. Si tienes mascotas recuerda esterilizarlos y ser un dueño responsable, así como fomentar las buenas prácticas pesqueras y no dejar residuos de las mismas como lo son las redes, cuerdas, etc. Si eres testigo de la compra-venta de productos o subproductos de fauna silvestre, obtén pruebas y denuncia ante las autoridades.