Endemismo, el tesoro de la biodiversidad mexicana

Seguramente alguna vez has escuchado la palabra «endémico« cuando se habla de alguna especie de flora y fauna, sin embargo, es frecuente que se desconozca el significado de la misma y la importancia que tiene para la biodiversidad. El endemismo se usa para aquellos organismos biológicos que se caracterizan por tener un área de distribución restringida, es decir, son especies que solamente existen en una sola región en el mundo. En México tenemos un sinfín ejemplos del endemismo, sin embargo, en la Península de Yucatán tenemos a un habitante único y poco conocido, se trata de la tortuga de caja yucateca o coc-aak en maya (Terrapene yucatana).

Cuáles son los riesgos y amenazas

El panorama que enfrentan las especies endémicas son muy similares, ya que todas se encuentran en riesgo por la contaminación, el cambio climático, enfermedades y la introducción de especies que pueden convertirse en invasoras. En el caso particular de la tortuga de caja yucateca, su panorama no es muy distinto, sin embargo, sus principales amenazas es ocasionada por su captura para consumo bajo la creencia que cura enfermedades, también para su venta como mascota en el tráfico ilegal de vida silvestre y sin duda, la pérdida de su hábitat para destinarlos a actividades como la ganadería, potreros, campos de cultivos, carreteras, etc.

Como podemos ayudar a la conservación de las especies endémicas

Algo importante que se debe comprender, es que la clave para proteger a las especies nativas, endémicas y migratorias, es proteger sus hábitats. Por lo que es necesario exigir a las autoridades la conservación de regiones prioritarias como lo son las selvas, evitar la tala de árboles, no liberar especies exóticas o sin supervisión de un profesional, no contribuir al tráfico ilegal de vida silvestre, evitar la generación de desechos que puedan contaminar o causar incendios forestales y difundir la información a más personas para que conozcan sobre que son las especies endémicas.